La tala de los chopos del Ramal ha generado preocupación y ha acercado hasta la misma puerta de nuestras casas los efectos de la construcción del recrecimiento del embalse de Yesa.

En todo caso la tala estaba justificada por la elevada edad de los árboles, varios de ellos ya secos. De hecho, se han conservado los más cercanos al Muro, por ser más jóvenes. En fin, que aún se va a poder disfrutar de uno de los entornos más queridos de Sigüés: el río. Y esperemos que así sea por muchos años.

Os dejo con un vídeo grabado el martes 15 de noviembre, para que veáis cómo ha quedado el río. ¡No todo está perdido!

Publicado porMikel Belasko en 22:53  

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada